Shapella: ¿cómo afectará la liberación de los fondos en staking a la economía de Ethereum?

Publicado el 14 de abril de 2023, 13:03

Guía de Criptodemia

De PoW a PoS

Ethereum es una red descentralizada que permite crear y ejecutar aplicaciones basadas en blockchain. Para que la red funcione correctamente, se necesita un mecanismo de consenso que garantice que todos los participantes estén de acuerdo en el estado de la blockchain. Hasta hace poco, Ethereum usaba un sistema llamado prueba de trabajo (proof-of-work), que consiste en que los mineros compiten por resolver problemas matemáticos complejos para validar las transacciones y crear nuevos bloques. A cambio, reciben una recompensa en ether, la criptomoneda nativa de Ethereum.

Sin embargo, este sistema tiene algunos inconvenientes para la escalabilidad, específicamente, limita mucho la capacidad de Ethereum para desarrollar Dapps (Apps Descentralizadas) más complejas. Por eso, Ethereum decidió cambiar a un sistema llamado prueba de participación (proof-of-stake), que consiste en que los validadores depositan una cantidad de ether en un contrato especial para demostrar su compromiso con la red y tener derecho a validar las transacciones y generar nuevos bloques. A cambio, reciben una recompensa en ether proporcional a su participación.

Este cambio se ha realizado gradualmente a través de varias actualizaciones importantes en la red Ethereum. La primera fue la activación de la Beacon Chain en diciembre de 2020, que es una cadena paralela que alberga el sistema de prueba de participación y coordina a los validadores. La segunda fue la Fusión (Merge) a finales de 2022, que consistió en unir la cadena antigua de Ethereum con la Beacon Chain y eliminar el sistema de prueba de trabajo.

La tercera y última actualización es Shapella, que se ha activado el 12 de abril de 2023. Shapella es el nombre que recibe la combinación de dos actualizaciones: Shanghai y Capella. Shanghai afecta a la capa de ejecución de Ethereum, que es donde se almacenan los datos y se ejecutan las aplicaciones. Capella afecta a la capa de consenso de Ethereum, que es donde se validan las transacciones y se crean los bloques.

La principal novedad que trae Shapella es que permite a los validadores retirar sus fondos del staking por primera vez desde que se activó la Beacon Chain. Hasta ahora, los validadores tenían que depositar al menos 32 ether (unos 60.000 dólares al cambio actual) para participar en el staking, y no podían recuperarlos hasta que se completara el cambio a prueba de participación. Esto suponía un riesgo y una limitación para muchos usuarios, que preferían mantener su ether líquido o invertirlo en otras aplicaciones.

Con Shapella, los validadores pueden retirar sus fondos del staking parcial o totalmente, y enviarlos a una dirección de Ethereum que elijan. Además, pueden retirar las recompensas que hayan acumulado por su actividad como validadores. Esto les da más flexibilidad y seguridad a los usuarios que quieran participar en el staking o salirse del mismo.

¿Qué impacto tendrá Shapella en la economía de Ethereum?

Es difícil predecirlo con exactitud, estamos en un territorio que se ha discutido de forma teórica principalmente, pero hay algunos factores que pueden darnos algunas posibilidades en concreto:

Oferta y la demanda de ether: actualmente hay más de 18 millones de ether bloqueados en el staking, lo que representa el 14,6% del suministro total. Si muchos validadores deciden retirar sus fondos del staking tras Shapella, esto podría aumentar la oferta disponible de ether en el mercado y presionar a la baja su precio. Por otro lado, una de las opciones más atractiva es usar ether en otras ofertas de staking reduciendo el impacto al no ser ofertados.

Rentabilidad y el riesgo del staking: el staking de ether ofrece una rentabilidad anual que varía según el número de validadores y la cantidad de ether depositada en la red. Actualmente, la rentabilidad es de alrededor del 5%. Sin embargo, el staking también implica un riesgo, ya que los validadores pueden perder parte o todo su depósito si no cumplen con las reglas de la red o si sufren un ataque informático. Con Shapella, los validadores pueden evaluar si les conviene seguir en el staking o buscar otras opciones más rentables o seguras.

Competencia y la innovación en el sector: Ethereum no es la única red que usa el sistema de prueba de participación. Hay otras criptomonedas que también lo usan, como Cardano, Polkadot o Solana, y que compiten con Ethereum por atraer a los usuarios y desarrolladores. Con Shapella, Ethereum puede mejorar su posición en el mercado al ofrecer más flexibilidad y seguridad a los validadores, principalmente por eliminar la necesidad de tener que asumir un riesgo por tiempo indefinido como validador, esta flexibilidad podría darle más atractivos a ser validador.

Conclusión

Shapella es una actualización importante para Ethereum que abre nuevas posibilidades para los usuarios que quieran participar en el staking o salirse del mismo. Sin embargo, el impacto de Shapella en la economía de Ethereum dependerá de muchos factores que aún son inciertos y que pueden variar según el comportamiento del mercado y de los actores involucrados. Por lo tanto, se recomienda estar atentos a las novedades y a los análisis que se realicen sobre este tema.


«   »

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios